24 de marzo de 2009

El Paradigma Emergente. Hacia una nueva teoría de la racionalidad científica

Aquí hago un breve comentario sobre el artículo del mismo nombre de Miguel Martínez Miguelez. Este autor propone la necesidad de plantear ya el paradigma emergente y universal que sea capaz de incluir a todas las disciplinas académicas de las distintas ramas del conocimiento. Como él mismo dice, es una empresa titánica pero no imposible, que de lograrse ha de ser por etapas. Ahora pregunto ¿cuándo exactamente se logrará? ¿qué es necesario para que se logre? ¿cuántas etapas serán? ¿en cuánto tiempo? Las preguntas son tantas y son tan pocas las respuestas que me parece que está algo lejos todavía, sobre todo tomando en cuenta las grandes diferencias entre las disciplinas. Pero el hecho de proponer o intuir un nuevo paradigma emergente sienta las bases para pensar que ya se está empezando, al menos es la génesis.

Me parece que el autor sintetiza de excelente forma las principales posturas sobre la naturaleza y dinámica de los paradigmas. Para alguien como yo que éstos son sus primeros pasos en filosofía de la ciencia, la explicación de cada corriente es muy entendible.

Ya desde la parte del título "paradigmas científicos" se enfrenta el primer problema filosófico que a mi me gusta mucho (que no he resuelto definitivamente): ¿es o no la arqueología una ciencia? Claro que esta cuestión se puede elevar haciendo la pregunta hacia las "ciencias sociales" en general para demostrar si como estudiosos del ser humano somo capaces de entrar en esa forma de conocimiento llamada "ciencia". A mi criterio, las "ciencias sociales" no son ciencias en el sentido estricto de la palabra porque carecen de una parte clave que es la experimentación, que sí tienen ciencias como la física, química, etc. Como las conclusiones que obtienen son sobre el comportamiento del ser humano, en el presente o en el pasado, es imposible llevarlo al laboratorio. De cualquier manera esto no le quita el carácter importante que tienen para el conocimiento de nosotros mismo, por lo tanto aunque no sean ciencias, sus condiciones las hacen participar dentro del conocimiento científico, además sí poseen metodologías específicas, cuerpos teóricos, etc. Creo que la discusión filosófica va mucho más allá de esta simple diferencia, pero al menos es la que yo entiendo y conozco hasta ahora.

Entonces dentro de este paradigma universal que habla Miguel Martínez caben todas aquellas ramas del conocimiento que se basan en razonamientos a partir de datos empíricos, siguiendo modelos metodológicos con técnicas específicas, vocabularios especiales, en fin, lo académico, lo científico (qué cómodo es decir "ciencias sociales" para no hacernos bolas y darle cashé a las investigaciones). Llamaré pues a todo lo que es afectado por el paradigma, ciencia.

El postulado de Thomas Kuhn sobre las revoluciones científicas dice que el cambio de paradigma se da no por reglas racionales sino por aspectos históricos, antes bien se refiere a un grupo de practicantes y no a un tema de estudio. Eso quiere decir que al cambiar las ideas, inquietudes, objetivos, presunciones, mentalidad, etc. del grupo de científicos, cambiará el paradigma. Por eso dice "nuestras verdades de hoy serán los errores del mañana". Creo que esto es cierto porque las necesidades van cambiando con el tiempo y lo que en un principio se tomó como verdadero porque cumplía con las exigencias de entonces, ahora puede ser falso porque no llena los requisitos obligatorios o porque hay más datos que lo modifican. Por ejemplo aquellas explicaciones que dicen que los mayas solo se la pasaban viendo las estrellas, haciendo ritos y sacrificios, ahora se sabe que tuvieron una dinámica mucho más amplia con distintas manifestaciones no solo religiosas.

Con el racionalismo crítico de Karl Popper vale la pena detenerse un poco para estudiar su postulado. Dice que lo científico radica en el carácter refutable de las hipótesis porque mientras no sean refutadas pueden ser tomadas como verdaderas, pero al primer debilitamiento deben descartarse. Es bueno que en arqueología se cuestionen objetivamente las hipótesis para ponerlas a prueba, pero someterlas a refutación significa muchas veces experimentar. Y vuelvo con la pregunta ¿cómo experimentamos en arqueología? Se podrán experimentar los datos cuantitativos, por ejemplo, los minerales presentes en la cerámica de tal lugar para determinar la procedencia de la arcilla original. Pero no las interpretaciones. Sin embargo el ejercicio de crítica y auto crítica sirve para el mismo desarrollo de la ciencia, porque se descartan teorías sin fundamento y se exigen teorías sólidas. Creo que esto precisamente hace falta en la arqueología guatemalteca, replanteamientos de lo que se supone "ya se descubrió".

Tanto Kuhn como Popper coinciden en que la verdad de ahora ya no puede ser verdad después, aunque cada uno ve el cambio de diferente manera.

Paul Feyerabend niega en Popper el sentido histórico que en realidad han llevado las ciencias. Dice que los problemas no se resuelven porque haya una metodología o una teoría de la racionalidad sino porque los científicos han estudiado por mucho tiempo el problema y lo conocen muy bien, a partir de ahí encuentran sus respuestas.

Imre Lakatos basa su pensamientos en la evaluación de los logros científicos, si éstos se han transformado progresiva o regresivamente. Para él un programa de investigación progresa cuando su crecimiento teórico se anticipa a su crecimiento empírico. ¿cómo podemos postular que un sitio mantuvo relaciones comerciales con otro antes de obtener los mínimos datos del campo? O yo no entiendo la postura de Lakatos o definitivamente no se puede aplicar a las ciencias sociales.

Creo que la implantación de un nuevo paradigma, como lo propone Miguel Martínez, debe tomar en cuenta todas las ramas académicas, que sea capaz de cambiar el concepto de la realidad que hasta ahora nos han formado, pero sobre todo que sea útil a nosotros mismos en términos de nuestro propio desarrollo integral. Los profesionales de la arqueología deberían tomar partido en la construcción de este paradigma, no ser simples observadores sino incidir de manera activa, así se asegurarán que su ciencia tendrá cabida enteramente dentro del paradigma.